banner
Suscríbete al RSS de redfestera.com

Viernes, 10 de julio de 2020, actualizado a las 19:09

Moros y Cristianos
Historia e Investigación

Si no encuentras lo que buscas contacta con nosotros, contactar

La Mahoma. Reflexiones en torno a la actualización de tradiciones populares, Introducción

Red festera La Mahoma de Bocairent

Nº Votos emitidos:4

¡INCLUYE TU VALORACIÓN!



  Visitas   :  299

Si algo ha suscitado mayor polémica en las últimas décadas dentro de las fiestas de moros y cristianos ha sido un gigante de cartón y madera, que representa al bando moro en algunas poblaciones y que es conocido como «La Mahoma». Una serie de acontecimientos marcaron un antes y un después en el mismo siendo reinterpretado y adaptado al mundo contemporáneo. En este artículo analizaremos e indagaremos en esta efigie reflexionando en sus orígenes, evolución y su relación con festividades paganas. Un artículo de Miguel Ángel Martínez Pozo.

I. Introducción


Es cuatro de febrero. Bocairent celebra sus fiestas de moros y cristianos. Por la mañana, un gigante de cartón y madera, que representa al bando moro y conocido como «La Mahoma» se instala en el castillo de fiestas tras la embajada pero, al llegar la noche, tras la conquista cristiana, es explotada su cabeza y, una vez arrojado al suelo, será paseado por el pueblo por la Filà de Marrocs en un ritual conocido como el Entierro de la Mahoma.

Un ritual que se venía escenificando durante más de un siglo y que se repetía anualmente porque «formaba parte de una tradición que trataba de rememorar la historia, pero nunca desde un punto de vista deshonroso ni irrelevante» tal y como expresó Agustín Belda, capitán moro de las fiestas de Bocairent en diferentes medios de comunicación. Y es que, para la ciudadanía, este acto no tenía otra connotación.

Es más, en prácticamente todas las poblaciones, el bando moro cuenta con una mayor aceptación y participación, existiendo un gran respeto y siendo un verdadero orgullo formar parte de él.

Año 2005. El periódico danés Jillands Posten, el 30 de septiembre de 2005, realiza unas caricaturas vinculadas al Islam y su profeta. Una de ellas, presentaba a Mahoma con una bomba en su turbante. La colonia musulmana en Dinamarca, reaccionaron y tacharon dichos dibujos como «una ofensa a sus creencias y a la figura de Mahoma».

4 de febrero de 2006. Diferentes medios de comunicación acuden a las fiestas de Bocairent.


La más que previsible imagen de la voladura de la cabeza de la figura conocida como La Mahoma seguro que será de «alto voltaje» y hay que estar allí para capturarla.

Finalmente, tras una jornada muy intensa y de mucha presión, sobre todo para Vicent Silvestre, presidente de la Associació de Festes de Moros i Cristians a Santa Blai de Bocairent, el acto no tendrá
lugar.
Tele 5, que ha enviado a un equipo de reporteros, en su informativo, habla de un lavado de cara en la fiesta para evitar conflictos culturales y no herir sensibilidades.

«La fiesta de la Mahoma se deja en el camino mucha tradición», relata la presentadora al introducir la noticia (…).

Durante las siguientes semanas, medios de comunicación de toda Europa (daneses, belgas, rusos) se interesarán intensamente por la polémica. La Fiesta, durante unas semanas, estará metida de lleno en el ojo del huracán.

Medio año después, en Beneixama (L’Alcoià, Alacant), se repetirá el guion. La Comissió de Festes de Moros i Cristians acuerda tomar la misma decisión que Bocairent. El 7 de octubre, El País, refiriéndose a estos hechos titula: «La Mahoma se cae de las fiestas de moros y cristianos»
(Alcaraz: 2016: 545-546).

5 de febrero de 2006. El presidente de la Federación Española de Entidades religiosas Islámicas, el imam de la mezquita la Unión de Málaga, Félix Herrero, exigió la supresión de las tradicionales fiestas de moros y cristianos por «no tener cabida en la España democrática».

Dos días después, la Junta Islámica de España, con sede en Almodóvar del Río (Córdoba), defendió su mantenimiento.


Por medio del siguiente comunicado, la Junta Islámica de España expresa:



Primero. Su rechazo a las declaraciones del Sr. Félix Herero, que fue elegido presidente provisional de la FEERI en el mes de enero, acerca de la necesidad de suprimir las así llamadas «fiestas de moros y cristianos» que se desarrollan en diferentes partes de España.

Segundo. Valoramos de forma positiva los cambios efectuados en las fiestas - 
Revista de Folklore Nº 459 64 Miguel Ángel Martínez Pozo - dado que en ellas se han eliminado los aspectos ofensivos, como arrojar al vacío un muñeco que representa al Profeta del Islam, expresiones bárbaras cuyo origen se remonta a los años oscuros de dictadura política y religiosa en nuestro país, en los cuales se fomentaban la denigración y escarnio hacia las otras religiones.

Tercero. Consideramos
básico para la convivencia y la paz social en un estado democrático, el saber equilibrar el irrenunciable derecho de libertad de expresión con la responsabilidad, la prudencia y el respeto hacia las creencias e ideas de los demás.

Cuarto. Teniendo en cuenta estas consideraciones, no sólo no nos oponemos a la celebración de estas fiestas sino que –conscientes de su componente catártico- invitamos a las ciudadanas y ciudadanos, incluyendo al Sr. Herrero, a unirse a ellas con alegría y espíritu lú- dico. Siempre será preferible teatralizar el pasado desdramatizándolo que volver a reproducirlo en su crudeza original
(Alcaraz, 2016: 547).

Cierto es que, tras la declaración «Nostra Aetate. Sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas» en su punto 3 del II Concilio del Vaticano, del año 1965, muchas localidades eliminaron algunos actos de su programa festivo. Otras, en cambio, los adaptaron con el fin de respetar en todo momento a la cultura y religión islámica reprobando todo acto que supusiera una humillación de la misma. Muchas veces por desconocimiento. Otras por haberlas mantenido por «ser parte de la fiesta» que formaba parte de su comunidad sin darle mayor importancia y sin ninguna otra connotación que ser parte del divertimento popular1.

1 En Petrer, La Mahoma se suprimió en 1965 a
petición de los curas de la parroquia, acabando con una
tradición que está documentada en 1896, cuando ya
participaba en la entrada con la comparsa de Moros y
después se colocaba en el castillo de embajadas
(Navarro

Quizás sea una de las decisiones de las que más se habló en los medios de comunicación y que el mundo de la fiesta vivió con mayor intensidad. Tal vez los hechos acontecidos en Dinamarca ocasionaron el despertar de una población e incluso de varias que aún conservaban este ritual. Posiblemente fue un antes y un después.

En muchos pueblos ha dejado de sacarse.

En Villena se ha dado una reclamación por parte de la comunidad islámica y se ha pedido que el gigante cambie de nombre, no que deje de sacarse. En Sax, los Moros todavía no han cambiado el nombre, pero sí su aspecto, cada vez más occidental y caucásico, para alejarlo voluntariamente tanto de las formas grotescas del s.
xix, como de las arabizantes del s. xx (…) Se abre por tanto un nuevo
tiempo para la Mahoma (y para sus custodios). La figura sigue cosificada, pero se palpa en el ambiente el creciente respeto con que se le trata. Del respeto se está pasando a la ceremonia (entendida comotrato solemne durante una celebración), y desde la ceremonia, ha comenzado a abrirse paso un ritual todavía balbuceante, con el firme propósito (eso creo) de perpetuarse en el tiempo.
(Ponce Herrero, 2016: 512)2.

Poveda, 2006, 248). En Villena, La Mahoma se suprimió
en 1967 pero se recuperó al año siguiente, sin explotarle
la cabeza, por el descontento popular que suscitó su
eliminación. En Banyeres de Mariola, se le dejó de explotar
la cabeza también en los años siguientes al Concilio
Vaticano II y como consecuencia de él, a propuesta del
cura-párroco. Ya antes del Concilio, se había dejado de
explotar la cabeza de la Mahoma en algunas poblaciones
como Biar, Sax y Villena (…)
en DOMENE VERDÚ, J.F.:
Las fiestas de moros y cristianos. Universitat D’Alacant.
Alicante, 2015.
2 En Castalla, a día de hoy, sale en la Entrada en
la carroza de los Moros Grocs y el día dos de septiembre
es colocada, tras la embajada, en la Casa del Fester hasta
el cuatro. La Comparsa Moros Grocs se encarga del
mantenimiento de la misma presidiendo sus instalaciones
y llevando el traje oficial de la misma. En Petrer se


Revista de Folklore Nº 459 65 Miguel Ángel Martínez Pozo

La reinterpretación era necesaria y urgente si querían mantenerla e incluso, su propio nombre, podríamos considerarlo cuestionable.

Pero La Mahoma encierra un pasado atroz, de un nosotros que ya no es, porque contiene muchos elementos que, a día de hoy, son invisibles para nuestra óptica actual, «desde el plácido hoy de lo inocuo y la estética del espectáculo» (Anta Félez, 2018: 78). Indagar en sus raíces nos hará conocerla con mayor profundidad y, en definitiva, entenderla para construir un futuro mejor en el que impere el respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos. Ni más ni menos. Como debe ser.

Pero para entender su pasado, debemos ponernos en la piel de las sociedades donde se gestó. Si no somos capaces de hacer ese esfuerzo, será difícil llegar a su comprensión, a su evolución y, cómo no, a su momento actual porque el futuro del mismo, no está escrito.

PUEDES PINCHAR AQUÍ Y LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN academia.edu

 

¿Qué necesitas para tus próximas fiestas de Moros y Cristianos?


 

PINCHANDO EN LOS ENLACES los encuentras; Si prefieres que te ayudemos, CONTACTA

 


Comparte en las redes sociales

Volver

Historia e Investigación

Publicada: Jueves, 11 de Junio de 2020

EMPRESA AVISO LEGAL MAPA WEB CONTACTO ACCESO CLIENTES BLOG
Plataforma de servicios para la Fiesta de Moros y Cristianos - Red Festera - - info@redfestera.com